¿Contando los días que faltan para las vacaciones de verano? Os las habéis ganado, y además todos. Los padres por los meses de trabajo, madrugones, intensas jornadas laborales, responsabilidades… y los más pequeños por meses y meses de hincar el codo y estudiar. ¿Les toca también hacer deberes en verano? Puede ser y no pasa nada, lo importante es saber gestionarlo bien.

Y es que puede ser que a tu hijo el profesor de turno le haya mandado deberes para estas próximas vacaciones de verano. Igual tiene que recuperar algún examen o los clásicos cuadernos donde repasar las materias más importantes del curso e ir mejor preparado cada al nuevo curso. Pero ojo, estos deberes no deben porque estropear un viaje en familia. Hay tiempo para todo.

En este sentido, lo importante es gestionar los tiempos. Una vez tengamos eso claro seguro que tanto padres como niños disfrutáis y encima no discutís en mitad de unas vacaciones familiares. Y es que aunque paséis parte de las vacaciones fuera de casa o viajando por ahí, también se pueden realizar tareas o estudiar la lección de turno.

Por ejemplo, establece con tu hijo o hija una rutina. Es decir si tú también estás de vacaciones siéntate con él o ella todos los días a una hora exacta y estudiar o hacer las tareas correspondientes. Aparte de unir lazos, no le estarás robando demasiado tiempo y le será motivador estudiar o hacer los ejercicios con su papá o mamá.  Date cuenta que un viaje en familia es eso: un viaje. Puede ser que viajéis fuera de España unos días o unas semanas, os vayáis de camping, con una autocaravana, a la casa del pueblo o a un hotel. Si hay deberes, se deben cumplir.

Viajar en familia y deberes

Queda con tu hijo en una especia de contraprestación: si haces los deberes una hora al día o estudias, el resto del día estarás libre. Aprovecha las horas más aburridas como la siesta para que tu hijo haga los deberes. Si realizas un viaje en plena naturaleza y tu hijo está estudiando conceptos que tienen que ver, intenta que esa salida al campo sea prolífica y aprenda. Asocia conceptos o explícale cosas que seguro entenderá mejor. ¿Y si viajas fuera? Los trayectos son largos así que también puede aprender.

En esta ocasión, intenta que tu hijo lea y aprenda, quizás no haga los ejercicios por falta de tiempo pero que en los desplazamientos en coche o en avión aprovecha el tiempo muerto y siga aprendiendo conceptos. Un aprendizaje de forma inconsciente que, seguro, acaba dando sus resultados. ¿Sabías que por la noche también puede ser una buena forma de estudiar o hacer los deberes? No hay que madrugar al día siguiente, así que “matar” el tiempo después de la cena puede ser otra opción y, de paso, que acabe cansando y duerma plácidamente.

Tu viaje en familia no debe porque verse afectado porque tu hijo o hija arrastre deberes o tareas, con organización todo es posible. Puedes enseñarle a aprender habilidades organizativas y técnicas de estudio. Al principio, un niño no es organizado de manera natural, no sabe cómo estudiar, cómo estructurar los contenidos y gestionar su tiempo pero si le ayudas seguro que acaba adoptando unas pautas que le servirán incluso para el curso que viene.

Comments are closed

Nuestro facebook Ver página

Últimos tweets Ver página

Newsletters

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

email marketing gratis by Mailrelay